Intranet
Nuevo estudio sobre los servicios de atención a la dependencia y discapacidad en el ámbito rural

Nuevo estudio sobre los servicios de atención a la dependencia y discapacidad en el ámbito rural

en Noticias
Plena inclusión Castilla y León publica un estudio
sobre la situación de los servicios
para personas con discapacidad, con dependencia y mayores
en los pueblos de Castilla y León.

El estudio demuestra que hay menos servicios
en los pueblos que en las ciudades. 
Por ejemplo, hay menos plazas en centros de día
y en viviendas.
Mientras que en las residencias sí hay plazas suficientes.
Otro dato importante del estudio
es que hacen falta 20.000 personas que ayuden
a las personas mayores de 75 años en sus casas
para que tengan una vida independiente.

El estudio también dice qué acciones hay que hacer
para mejorar la situación de estos servicios
en los pueblos de Castilla y León.
Algunas de estas acciones son:
- Que los ayuntamientos, las diputaciones,
   la Junta y el Gobierno trabajen juntos
   para ofrecer mejores servicios
   para aumentar los habitantes de los pueblos. 
- Tener datos actualizados
  para planificar los servicios.
- Estudiar lo que se hace en otros países,
  y comunidades autónomas.
- Difundir las buenas experiencias de Castilla y León
Entre otras cosas.
Plena inclusión Castilla y León presenta el Informe sobre los servicios vinculados a la dependencia en Castilla y León. La "fotografía" de los servicios a las personas dependientes en el medio rural, elaborado junto a Fresno Consulting gracias a un convenio firmado con la Fundación Castilla y León.

Este estudio muestra un desarrollo desigual de los servicios de atención a la dependencia y discapacidad en una comunidad donde el mundo rural es de vital importancia. Esto provoca que las oportunidades de participación y la autonomía de las personas se reduzcan en los colectivos en situación de vulnerabilidad.

Los datos señalan que los servicios para personas dependientes (personas mayores, con discapacidad intelectual y enfermedad mental) del ámbito rural están en desventaja con respecto a los de las ciudades ya que los centros de día y, especialmente, las viviendas ofertan menos plazas de las necesarias. Esta situación no afecta a las residencias, ya que la mayoría de provincias ofrecen suficientes plazas tanto para este colectivo como el de personas mayores.
 
Asimismo, el estudio detecta que es necesario poner en marcha más de 20.000 apoyos en las casas de las personas mayores de 75 años para lograr que puedan vivir de forma independiente y desarrollar proyectos de vida inclusivos.

En cuanto a la distribución de servicios, las provincias mejor dotadas según su población son Ávila, Palencia y Zamora, mientras que Soria y Valladolid tienen menos recursos.

Retos de futuro


Frente a un modelo de servicios diseñado para las ciudades y no para los pueblos, el estudio presenta una serie de retos para el futuro que la administración tiene que abordar para responder a estas necesidades y a los cambios legislativos y sociales que avanzan hacia una prestación de apoyos orientada hacia la comunidad y la vida independiente.

Uno de los principales retos es la coordinación de las administraciones públicas para impulsar el crecimiento de población en zonas rurales. Para ello, afirma el estudio, es necesario dotar a estas zonas de las infraestructuras necesarias, mejorar la coordinación entre las empresas y las administraciones que prestan servicios y difundir los casos de éxito en la atención de personas en el ámbito rural para que la sociedad y los políticos tomen conciencia y apuesten por su desarrollo.

Otra conclusión del estudio es la necesidad de establecer una cartera inclusiva de servicios en el entorno rural para personalizar estos según las necesidades y elección de las personas usuarias. Para llevar esta acción a cabo, el estudio determina la necesidad de contar con una información fiable y datos actualizados para la planificación de los servicios, así como impulsar la innovación a través de la investigación de prácticas exitosas en otras regiones y países, poniendo en valor las buenas prácticas generadas en Castilla y León y desarrollando nuevos proyectos piloto que permitan avanzar en servicios innovadores.
 
Otras acciones que señala el estudio y que permiten avanzar hacia esta cartera inclusiva es cambiar la definición de centros de día para permitir que incluya otras opciones más flexibles y personalizadas; apostar por un modelo de vida independiente en el que la persona tome las decisiones sobre su propia vida; e implementar las nuevas tecnologías para reducir la brecha digital y usar recursos de domótica y apoyos tecnológicos.


•Puedes leer el informe completo aquí
•Puedes ver la infografía con las conclusiones del estudio aquí.